Paseo Escultórico Ciudad Neza


PRESENTACIÓN
Carlos-Blas Galindo

El Paseo Escultórico Nezahualcóyotl constituye una feliz realidad fundacional. Por eso mismo, sería torpe considerar su existencia como algo aislado, como un acontecimiento pionero sin antecedentes y, lo que resultaría todavía peor, sin consecuencias. Al contrario: nos corresponde, a todos aquellos que hemos estado vinculados con este proyecto, documentarlo, interpretarlo y, en su momento, dar a conocer sus pormenores. De igual manera nos atañe contribuir a que esta puesta al día del patrimonio artístico de Nezahualcóyotl derive en acciones que garanticen su continuidad.

Es de sobra conocido que en este municipio ya se contaba con unas 60 esculturas antes de la creación de la fase primera del actual Paseo. Sin embargo cabe aclarar que, entre las distintas y profundas diferencias que existen entre la estatuaria figurativa a la que corresponden las esculturas previas a esta primera etapa del Paseo Escultórico que ha sido puesto en marcha y las cinco obras que la integran, están los aspectos temáticos y de estilo individual de los lenguajes artísticos que cultivan Rojo, Regazzoni, Mayagoitia, González Cortázar y Cuevas.

En efecto, salvo en el caso de este último, la temática principal de sus obras queda circunscrita a aquello que se halla contenido en sus piezas mismas. Se trata de combinatorias formales para las que los títulos fungen a a manera de propuestas no definitorias ni, menos todavía, restrictivas. Los léxicos que practican Rojo, Regazzoni, Mayagoitia y González Cortázar fueron incorporados al ámbito artístico mexicano en los años 70 del siglo pasado. Por lo que se refiere a Cuevas, se trata de un autor que, como se sabe, desde mediados del siglo XX practica la nueva figuración y, de un tiempo a la fecha, la tridimensión.

Los antecedentes del Paseo Escultórico Nezahualcóyotl, cuya etapa inicial ha sido concluida, datan de hace ocho años, cuando la promotora cultural Olga Arroyo imagino como posible su existencia. Vaya para ella nuestro fraternal reconocimiento, así como nuestra gratitud para Luis Sánchez Jiménez quien fuera sensible ante la iniciativa de Arroyo e hiciera posible la concreción de este Paseo. Desde luego que resultan dignos de nuestro agradecimiento los cinco artistas que nos han donado el resultado de su imaginación creadora para hacer posible el Paseo Escultórico que ya es realidad tangible.

Todo acto fudacional anticipa una continuación, sin la cual la iniciativa originaria pierde todo sentido y deviene en un hecho aislado y, por ende, estéril. La primera fase del Paseo Escultórico Nezahualcóyotl está conformada por cinco piezas. Pero la inmediata continuidad de este estupendo proyecto patrimonial, requiere de un compromiso vigorizado, de manera que las invitaciones a quienes habrán de proseguirlo sean giradas con prontitud. Y que la desgnación del equipo coordinador que habrá de garantizar la realización de la siguiente fase de este Paseo Escultórico sea por demás acertada, a fin de evitar obstrucciones y demoras.

Quienes sean invitados a proseguir con el proyecto del Paeo Escultórico Nezahualcóyotl habrán de actuar, en lo específicamente artístico, con base en el principio de emulación. Y habrán de tener presente que las influencias entre el entorno en el que se ubica una obra de carácter público y el artista que la prefigura es mutua. Porque todo artista de esta índole de obras que se precie de serlo, recibe la influencia del entorno en el que se ubicará su pieza, por lo que la realizará tomando en cuenta dicho contexto. Y toda obra de este tipo indudablemente influye en el ámbito en el que se ubica.

Estamos seguros de contar, en breve, en Nezahualcóyotl, con Norma y con Pilar, para que le hagan compañía a Carmen, de Cuevas. Con más manos que compartan este Paseo con La mano roja de González Cortázar. Con duplas, cuartetos, quintetos, sextetos y demás opciones que constituyan contrapesos para la Triada espacial de Mayagoitia. Con más poliédros que dialoguen con El poliedro propuesto por Ricardo Regazzoni. Y con valles, lagos, montañas, planicies y demás geografías luminosas que coexisten con el Volcán iluminado de Rojo. Aquí nos veremos dentro de muy poco tiempo para cosntatar que así haya sido.