Un compromiso personal

Flor y Canto es la unión de los sueños que sus fundadoras hicieron valer en la realidad: Olga Arroyo ♱ quería volver al lugar donde creció, un sitio cargado de sgnificación histórica y social, con las mujeres que compartió, para devolverle algo de lo mucho que ella recibió cuando trabajó como profesora; Claudia Alba, desde muy joven también, veía que las vivencias más sentidas de las personas enriquecen el quéhacer artístico.
Ambas, soñaron con un proyecto de mujeres y para mujeres, pues son –sobre todo en las comunidades más vulneradas– las que sufren todavía más exclusión, violencia y falta de reconocimiento a su trabajo, sea el de casa o el del empleo, o el de la comercialización en vía pública.
Olga y Claudia comenzaron organizando exposiciones de artistas de gran relevancia, como José Luis Cuevas y Rogelio Naranjo; después pusieron manos a la obra para concretar uno de sus sueños más caros: crear un Paseo Escultórico para Ciudad Nezahualcóyotl donde se exhibieran esculturas de grandes artistas, quienes les ofrecieron donar el acervo que se instalaría en ese lugar. Fueron años de gestiones ante las autoridades locales y estatales, quienes “no querían saber nada de arte y cultura”, pretextando las otras necesidades, más urgentes, de la localidad.
Al cabo de diez años de gestiones, el sueño se materializó. José Luis Cuevas, Vicente Rojo, Fernando González Gortázar, Ricardo Regazzoni se presentaron en Ciudad Neza para inaugurar el sitio, junto a las autoridades. La comunidad inmediatamente hizo suyas las esculturas rebautizándolas de acuerdo con su particular percepción. Volcán iluminado de Vicente Rojo ahora es la Tutsi Pop; Carmen, de Cuevas es La Borrachita; La mano roja de González Gortázar ahora es El árbol de la pasión y Poliedro de Regazzoni, El patio de mi casa.
Por esa época constituyeron formalmente Flor y Canto como asociación civil y se encontraron con una experiencia insólita: Mercedes Hernández, especialista en narración oral se acercó a la madre de Olga – y abuela de Claudia– para entrevistarla sobre su vida. Entonces Lolita, a diez días de fallecer, habló durante casi tres horas y construyó su biografía de la cual sus descendientes desconocían muchos aspectos. Otra vez, una experiencia profundamente personal, como sólo lo puede ser narrar la propia vida, les dio la pauta: soñaron entonces que la gente podía conocer diferentes medios para convertirse ya no sólo en consumidora de arte, sino en productora del mismo.
Desde entonces Claudia, Olga y su equipo de connotadas profesionales, se han dedicado a hacer realidad el proyecto “Mujeres haciendo Historia”, o sea, el taller de narración, así como talleres de artes visuales y decorativas. Comenzaron en las escuelas y ahora llevan los talleres a los espacios públicos contiguos a asentamientos informales, conjuntos habitacionales, barrios y colonias populares. Mujeres, jóvenes, niños se reúnen en la calle, donde se instalan los talleres y crean piezas de fotografía analógica, dibujo, pintura, modelado, y, por supuesto, historias de vida, las cuales tienen valores estéticos como la frescura, la originalidad, y de manera más relevante, la expresión personal.
Claudia y su equipo imparten los talleres sin costo para los participantes y los realizan en la calle, para facilitar el acceso a los residentes de tales asentamientos. Tienen ya ocho años con estos talleres itinerantes los cuales han dado como resultado cientos de personas creadoras de cientos de piezas, las cuales forman parte de un acervo que contiene sus sueños, su memoria, sus sentimientos, tal y como el proyecto contiene también los de Claudia, Mercedes, Frida, Victor, Claudia y Gustavo.
Olga falleció inesperadamente en mayo de 2017, desde ese momento todo nuestro trabajo es un reconocimiento para esta mujer incansable, luminosa y entrañable que nos dedicó su vida para hacernos saber y sentir que en la marcha de la humanidad nosotras también trazamos caminos.

Visión

Trabajamos para construir una sociedad libre, sensible, solidaria, equitativa y próspera que ejerza los derechos culturales.

Misión

Fortalecemos la participación ciudadana, la cohesión y la inclusión social para cooperar con el desarrollo en zonas vulneradas del Estado de México y el Distrito Federal, por medio de intervenciones en espacios públicos, formación artística, vinculación y difusión cultural.

Objetivos

  • Intervenir espacios públicos para alentar la convivencia y el diálogo, preservar y nutrir el patrimonio de los individuos y sus comunidades.
  • Desarrollar programas de formación artística para fortalecer la identidad, construir ciudadanía y consolidar la cohesión social.
  • Vincular a artistas con comunidades para fomentar la inclusión y alimentar la diversidad.
  • Divulgar nuestros programas, acciones y resultados para impulsar la participación de las personas en la vida cultural de sus comunidades.

Valores

  1. Justicia, para dar a cada uno lo que le corresponde.
  2. Solidaridad, trabajo y compromiso con la causa común.
  3. Igualdad, para que todos tengamos los mismos derechos y oportunidades.
  4. Diversidad como virtud de la humanidad.
  5. Dignidad para respetarnos a nosotros mismos, nuestro trabajo y a los demás.
  6. Equidad entre hombres y mujeres en el uso y control de lo que produce la sociedad.
  7. Libertad de actuar según nuestra inteligencia y antojo.
  8. Honestidad para hacer que nuestros pensamientos y acciones sean coherentes con la verdad y la justicia.