LEGISLACIONES


Ley General de Cultura y Derechos Culturales
.

La presente Ley regula el derecho a la cultura que tienen toda persona en el territorio nacional. Promueve y protege el ejercicio de los derechos culturales. Sus disposiciones son de orden público e interés social. Sus objetivos:

  • Reconocer los derechos culturales de las personas que habitan el territorio de los Estados Unidos Mexicanos;
  • Establecer los mecanismos de acceso y participación de las personas y comunidades a las manifestaciones culturales;
  • Promover y respetar la continuidad y el conocimiento de la cultura del país en todas sus manifestaciones y expresiones;
  • Garantizar el disfrute de los bienes y servicios que presta el Estado en materia cultural;
  • Promover, respetar, proteger y asegurar el ejercicio de los derechos culturales;
  • Establecer las bases de coordinación entre la Federación, las entidades federativas, los municipios y alcaldías de la Ciudad de México en materia de política cultural;
  • Establecer mecanismos de participación de los sectores social y privado, y


Ley de los Derechos Culturales de los habitantes y visitantes de la Ciudad de México
.

Entre otros los objetivos de la presente Ley son los siguientes:

  • Legitimidad para ejercer los derechos culturales;
  • Establecer los lineamientos básicos, conforme a los cuales se articulen las políticas públicas en materia cultural, educativa y artística de la Ciudad de México de conformidad con los derechos culturales;
  • Fomentar el conocimiento, difusión, promoción y estímulo al desarrollo de la cultura y las artes, y de los derechos culturales conforme a la diversidad y pluralidad cultural y propiciar las múltiples formas de cohesión social de los grupos, comunidades y colectivos culturales de la Ciudad de México;


Declaración de México sobre las políticas culturales
.

La cultura constituye una dimensión fundamental del proceso de desarrollo y contribuye a fortalecer la independencia, la soberanía y la identidad de las naciones. El crecimiento se ha concebido frecuentemente en términos cuantitativos, sin tomar en cuenta su necesaria dimensión cualitativa, es decir, la satisfacción de las aspiraciones espirituales y culturales del hombre. El desarrollo auténtico persigue el bienestar y la satisfacción constante de cada uno y de todos.


Carta Cultural Iberoamericana
.

Desarrollo de la Carta Cultural Iberoamericana. La aprobación de la Carta Cultural iberoamericana por la Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno en Montevideo en el año 2006 no sólo constituye una referencia histórica. Mira, también, hacia el futuro; y plantea, como exigencia, que la cultura iberoamericana se reconozca y consolide como uno de los ejes vertebradores de nuestra vida colectiva.